Ser proactivo

Cómo ser más proactivo en el trabajo

«Fíjate en la palabra responsabilidad: «capacidad de respuesta», la capacidad de elegir tu respuesta. Las personas muy proactivas reconocen esa responsabilidad. No culpan a las circunstancias, las condiciones o los condicionamientos de su comportamiento. Su comportamiento es producto de su propia elección consciente, basada en valores, más que producto de sus condiciones, basadas en sentimientos.» ~ Stephen Covey

Ser proactivo lleva tiempo, ya que tienes que considerar tus opciones, sopesar alternativas y tomar tus propias decisiones para alcanzar tus objetivos. Un comportamiento reactivo está influido por el entorno y las fuerzas externas.

Ser proactivo significa anticiparse a los problemas, buscar nuevas soluciones y hacerlo lo mejor posible. Ser reactivo, por el contrario, significa resolver los problemas cuando aparecen, no querer cambios y hacer el mínimo esfuerzo.

Para ser proactivo tienes que tener claros tus objetivos en la vida y llevar a cabo acciones que te ayuden a alcanzarlos. David Allen recomienda un modelo de 6 niveles para revisar tu propio trabajo y conseguir que tus acciones cotidianas estén alineadas con tus objetivos a largo plazo.

Persona proactiva

El almacenamiento o acceso técnico que sea estrictamente necesario para el fin legítimo de posibilitar la utilización de un determinado servicio expresamente solicitado por el abonado o usuario, o con la única finalidad de efectuar la transmisión de una comunicación a través de una red de comunicaciones electrónicas.

El almacenamiento o acceso técnico que se utilice exclusivamente con fines estadísticos anónimos. Sin una citación judicial, el cumplimiento voluntario por parte de su proveedor de servicios de Internet o registros adicionales de un tercero, la información almacenada o recuperada únicamente con este fin no puede utilizarse normalmente para identificarle.

Empleado proactivo

«Ser proactivo» es el hábito nº 1 del libro de Steve Covey Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Ser proactivo significa tomar conscientemente el control de tu vida, establecer objetivos y trabajar para alcanzarlos. En lugar de reaccionar ante los acontecimientos y esperar a que surjan oportunidades, sal y crea tus propios acontecimientos y oportunidades.

La mayoría de la gente piensa de forma reactiva. Y reaccionar ante ciertos acontecimientos está muy bien. Pero se convierte en un problema cuando eso es todo lo que hay en la vida de una persona: nada más que reaccionar instintivamente a los estímulos.

La falta de proactividad suele deberse a la debilidad de una de estas cuatro dotes humanas. Tal vez pases demasiado tiempo en un estado de baja conciencia y nunca alcances el nivel de consciencia necesario para tomar decisiones proactivas en la vida. Tal vez tu conciencia se ha vuelto confusa por el condicionamiento social, de modo que ni siquiera estás seguro de lo que quieres de la vida; cuando algo no te parece bien, buscas a otros para que decidan cómo debes sentirte al respecto. Quizá no te tomas el tiempo necesario para visualizar alternativas. O tal vez tu voluntad independiente se ve restringida por la presión de ajustarte a las expectativas de los demás.

7 hábitos sinérgicos

El diccionario Merriam-Webster define proactivo como «actuar anticipándose a problemas, necesidades o cambios futuros». Además, se define como «controlar una situación haciendo que las cosas sucedan o preparándose para posibles problemas futuros.»

Gestione bien este proceso haciendo saber a la persona que llama que le está transfiriendo a una persona concreta y explíquele por qué le transfiere, por ejemplo, que esa persona es un especialista que puede ayudarle más.

Por otra parte, las quejas son un aspecto siempre presente del trabajo. Una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta es el uso del tono a la hora de responder a las quejas, ya sea una respuesta por correo electrónico, teléfono o correo postal.

Algunos consejos a tener en cuenta a la hora de gestionar las quejas son: tratar a todo el mundo con respeto en todo momento, ser firme pero amable cuando no se pueden incumplir las normas, no prometer demasiado, ser sincero y educado, ser paciente y controlado, escuchar bien, ser perspicaz o comprensivo, tener una actitud positiva y no tomárselo como algo personal.