Publicidad subliminal

Seducción subliminal

«A lo largo de los años se han realizado literalmente cientos de estudios»… «estos estudios demuestran que se percibe una información considerable capaz de informar sobre las decisiones y guiar las acciones incluso cuando los observadores no experimentan ninguna conciencia de percibir».

Un mensaje subliminal es una señal o mensaje diseñado para pasar por debajo de los límites normales de percepción. Por ejemplo, puede ser inaudible para la mente consciente (pero audible para la mente inconsciente o más profunda) o puede ser una imagen transmitida brevemente y no percibida conscientemente y, sin embargo, percibida inconscientemente. Esta definición supone una división entre consciente e inconsciente que puede ser engañosa; puede ser más cierto sugerir que el mensaje subliminal (sonido o imagen) es percibido por partes más profundas de lo que es una única mente integrada.

El término mensaje subliminal se popularizó en un libro de 1957 titulado The Hidden Persuaders, de Vance Packard. Este libro detallaba un estudio de cines que supuestamente utilizaban órdenes subliminales para aumentar las ventas de palomitas y Coca-Cola en sus puestos de venta. Sin embargo, el estudio fue inventado, como admitió posteriormente el autor del mismo, James Vicary.

Ejemplos de publicidad subliminal

La publicidad subliminal -colocar imágenes fugaces u ocultas en los contenidos comerciales con la esperanza de que los espectadores las procesen inconscientemente- no funciona. Investigaciones recientes sugieren que los consumidores a veces responden de forma no consciente a señales que no saben que están ahí. La exposición subliminal a la marca Apple parece hacer que la gente sea más «creativa» que si se expone a la marca IBM, por ejemplo.

Pero los estímulos extremadamente breves que los consumidores no son conscientes de que están viendo siguen siendo poco probables que les den ganas de ir de compras. Probablemente no sienta el impulso de comprar una botella de Absolut ahora mismo, aunque el chiste del anuncio de arriba sea que las palabras «Absolut Vodka» están escondidas en los cubitos de hielo (haga clic para ampliar).

Sin embargo, la gente sigue fascinada por los supuestos mensajes subliminales de los anuncios, aunque si algo es realmente subliminal no debería poder identificarse, por definición. La mayoría de los anuncios «subliminales» son accidentes felices, o la gente ve lo que quiere ver. Pero algunos parecen ser deliberados, o al menos demasiado buenos para ser verdad.

Freud en la avenida Madison

Un mensaje subliminal es un estímulo sonoro o visual que no es percibido por la mente consciente. Suelen incluirse en canciones, películas o anuncios, ya que pueden utilizarse para aumentar la capacidad de persuasión de algo, o para transmitir algo totalmente distinto.

Los mensajes subliminales están por debajo del umbral de la percepción consciente. El subconsciente es como un iceberg, con mucha más masa por debajo de la superficie que por encima. Como el subconsciente, o el aspecto no intencional de la mente, representa alrededor del 90% de la función total del cerebro, es claramente más poderoso que la mente consciente cuando se trata de procesar información.

El cuerpo humano envía alrededor de 11 millones de bits por segundo al cerebro para su procesamiento; su capacidad ha sido estimada por el investigador Mihaly Csikszentmihalyi y por el ingeniero de Bell Labs Robert Lucky en 120 bits por segundo. Esa es la cantidad de «ancho de banda» de que dispone para prestar atención consciente en un momento dado.    No hay acuerdo formal sobre la velocidad de la mente subconsciente, pero los científicos afirman que puede procesar hasta 500.000 veces más de lo que es capaz la mente consciente.

Psicología de la publicidad subliminal

Este es un tema que casi seguro interesará a los estudiantes, y que está maduro para ser discutido en una clase de introducción a la psicología, porque la verdad detrás de la afirmación es complicada. La discusión de este mito ofrece ricas oportunidades para integrar temas de métodos de investigación, memoria, cognición, sensación y percepción, y psicología social. Es relevante para la vida diaria de los estudiantes y proporciona oportunidades para discutir la investigación aplicada en psicología social, economía del comportamiento y marketing. Esta unidad está estructurada para que los alumnos piensen de forma crítica sobre la afirmación, los tipos de pruebas que la apoyarían o refutarían y los mecanismos psicológicos subyacentes que serían necesarios para que la afirmación fuera cierta.

Tenga en cuenta que muchos estudiosos (más recientemente Bargh, 2016) han destacado la distinción entre (a) no ser consciente de que los estímulos están presentes en absoluto (por ejemplo, los presentados subliminalmente) y (b) no ser consciente de los efectos de los estímulos. En muchos estudios de cebado, por ejemplo, los individuos son conscientes del cebado, pero sin embargo no son conscientes de la forma en que el cebado afecta a su cognición, afecto o comportamiento posterior. Bargh y otros argumentan que este último desconocimiento sigue representando la influencia «inconsciente» de los estímulos de cebado. Es poco probable que los alumnos hagan esta distinción desde el principio y que, en cambio, se centren en ejemplos sensacionalistas de influencia verdaderamente subliminal. Sin embargo, los profesores deben ser conscientes de esta distinción y estar preparados para discutirla.