Marketing flywheel

Función del volante

El cliente de hoy en día es una bestia muy diferente: inteligente, escéptico, alerta, conectado a la red, conocedor, tiene acceso a una gama diversa de investigación e información, y tiene un nivel de expectativas y aspiraciones mucho más alto que antes.

Están bien asesorados y deseosos de tomar siempre las decisiones correctas, esperan soluciones personalizadas y adaptadas a su ubicación y perfil, y exigen poder comprar en cualquier momento y lugar.

Esto nos lleva a que los conceptos y las estrategias de marketing también han sufrido drásticas transformaciones para que reflejen las nuevas realidades y estén en sintonía con lo que quiere el consumidor.  Los departamentos de desarrollo comercial deben encontrar nuevas formas de alinear la rentabilidad, el crecimiento y el éxito de la empresa con el cliente, de modo que ambas partes salgan ganando.

El concepto de embudo es un concepto probado. Inventado por primera vez en 1898, ha seguido siendo una idea clave en el marketing desde entonces. Es un modelo que demuestra cómo un cliente potencial pasa de conocer inicialmente su marca/producto/servicios a convertirse finalmente en un comprador.

Volante social

Si le pidiéramos que nombrara su mejor activo de marketing, ¿qué diría? ¿Su sitio web? ¿Sus precios? ¿Sus campañas de marketing por correo electrónico? Aunque todos estos elementos contribuyen al éxito del negocio, su activo de marketing más prometedor es en realidad sus clientes.

Sus clientes apoyan a su empresa cada vez que hacen una compra, lo que los convierte en la clave del éxito del crecimiento. Teniendo esto en cuenta, los responsables de marketing deben asegurarse de que todo lo que hacen hace que los clientes se sientan satisfechos con su experiencia de compra. Al aumentar el número de clientes satisfechos, también se acelerará el crecimiento del negocio.

Un volante de inercia es un dispositivo mecánico que utiliza el impulso para girar, lo que se denomina efecto volante. Aunque los profesionales del marketing conocen los modelos de volante desde principios de la década de 2000, HubSpot revivió el concepto en 2018. La compañía explicó la idea de tomar el volante de inercia y aplicarlo a las estrategias de ventas y marketing. Desde entonces, HubSpot ha adoptado el modelo de volante de inercia y ha modificado sus estrategias de inbound marketing para que coincidan.

Volante de Hubspot

¿Sigues viendo embudos de marketing en todas las reuniones de tu empresa? ¿Siguen siendo el modelo más utilizado en tus planes de inbound marketing? ¿Utilizas la mayor parte de tu presupuesto de marketing para despertar el interés y aumentar el conocimiento del público sobre tu producto o marca? Si es así, puede que haya llegado el momento de realizar algunos cambios importantes en su estrategia de ventas y marketing. ¿Son iguales la estrategia de marketing de los embudos y la de los volantes? ¿Por qué utilizar el método de un volante de ventas b2b en lugar de un embudo? lo discutimos en este artículo.

Un embudo de marketing es un modelo que sigue el recorrido de un cliente desde que conoce su producto o servicio hasta que realiza una compra. Las agencias de marketing lo han utilizado durante muchos años como motor de sus campañas.

Sin embargo, en los últimos años, el embudo ha perdido su relevancia. Varios cambios en el panorama del marketing actual han hecho que pierda su eficacia, lo que ha llevado a los equipos de alto crecimiento a sopesar el impacto en los ingresos del cambio de paradigma del embudo de marketing frente a la estrategia de marketing de flywheel SaaS.

Diseño del volante

El embudo ha sido una parte integral del mundo del marketing durante muchos años – 122 años, de hecho. Desarrollado por primera vez por un ejecutivo de una agencia llamado Elias St. Elmo a finales de la década de 1890, ha proporcionado a los responsables de marketing una forma de entender el recorrido del cliente a un nivel más profundo.

En la última década, el auge del B2B, el SaaS y la metodología inbound allanaron el camino para un nuevo concepto. Por primera vez en mucho tiempo, los profesionales del marketing se vieron obligados a pensar más allá del embudo de marketing y a contemplar el proceso de compra de una forma totalmente diferente.

Presentado por el cofundador de HubSpot, Brian Halligan, en 2018, el volante de inercia entró en escena y rápidamente arrasó con la industria del marketing. Este concepto fue desarrollado para desafiar la forma en que los mercadólogos piensan, tratan e involucran a los clientes en su negocio.

El embudo de marketing funciona visualizando el viaje del comprador como un gran embudo que atrae a tantos prospectos como sea posible hacia la parte superior y los filtra hacia la parte inferior con la esperanza de que al menos algunos de ellos se conviertan en clientes. Sin embargo, ¿qué pasaría si, en lugar de ello, todos y cada uno de los clientes potenciales formaran parte de una gigantesca rueda que gira y genera impulso? Una rueda volante de marketing que acelera el crecimiento de su negocio y le ayuda a alcanzar sus objetivos de forma más inteligente y rápida.