Cómo lidiar con la pérdida de tu trabajo

Perder el trabajo puede ser uno de los acontecimientos más dolorosos y traumáticos que jamás hayas experimentado. Puede afectar todos los aspectos de su vida, desde sus relaciones personales hasta sus patrones de sueño. También puede crear sentimientos de ira, inconsistencia, miedo, vergüenza, fracaso, soledad y confusión, y esta no es una lista completa. De hecho, si usted permanece desempleado por un largo período de tiempo, la depresión reactiva puede seguir.

Perder el trabajo es uno de los momentos más críticos en la vida de una persona. El impacto negativo de este evento es el segundo después de la pérdida de un ser querido o la destrucción de una familia. Muchos expertos creen que, con la excepción de la muerte de un niño o el divorcio, la pérdida de un trabajo es quizás el peor momento en la vida de una persona.

Perder un trabajo puede ser muy traumático ya que es un evento devastador para la autoestima de una persona. Cuando pierdes tu trabajo por cualquier razón, la connotación del evento o del mensaje subconsciente es la siguiente: “Soy un perdedor. No soy un trabajador lo suficientemente bueno. No se trata de la situación económica. Si yo valiera algo, me dejarían”.

Aislamiento y comportamiento contraproducente

La pérdida repentina de empleo suele obligar a una persona a cerrarse a la sociedad. Cuando las personas están en proceso de divorcio u otras situaciones dolorosas, suelen compartir sus sentimientos con alguien en quien confían. Discuten esto con sus colegas de trabajo, amigos y familia.

Como consecuencia, siempre habrá alguien en su vida que pueda consolarlos o darles consejos. Por otro lado, cuando una persona pierde un trabajo, lo último que quiere hacer es contarle a alguien lo que pasó por miedo a que la gente lo vea como un perdedor. Se esconden donde nadie puede oírlos y se “cierran” a los que realmente quieren ayudarlos.

Desafortunadamente, tal deseo de esconderse detrás de los muros que estas personas se crean a sí mismas y de limitar su comunicación con el mundo exterior no traerá ningún beneficio en la búsqueda de un trabajo. Puede hacer que tus posibilidades de encontrar un trabajo sean mucho peores. Los estudios muestran que el 70-80 por ciento de todos los trabajos están ocupados con el tema de quién hace las conexiones. Aprovecha cada oportunidad, cada oportunidad de decirle a la gente que conoces que estás buscando un trabajo.

Los pasos que puedes dar cuando te quedas sin trabajo

Aquí hay algunas sugerencias que le ayudarán a superar los comportamientos y emociones naturales pero contraproducentes que impiden una búsqueda de trabajo efectiva:

  • Encuentra un consultor. Deja que otras personas te ayuden. Encuentra un amigo o colega al que puedas pedirle que sea tu buscador de empleo o tu mentor. Ponte en contacto con esta persona al menos dos veces a la semana.
  • Elabore un plan de búsqueda con su consejero, y luego apéguese a él o ella completamente.
  • Prepara un libro de trabajo “Sobre ti en 30 segundos” y compártelo con todos los que conozcas.
  • Sé activo. No te sientes en casa esperando que suene el teléfono y te ofrezcan el trabajo perfecto. Ve y hazlo.
    Empieza bien la mañana. Levántate no más tarde de las 7:00 cada mañana, desayuna con tu familia, haz planes para el día y síguelos.
  • No te quedes en casa. Por muy tentador que parezca, no busques un trabajo en línea, pasando la mitad del día en casa en pijama. Según muchos expertos, sólo el 7% de todos los trabajos se realizan en línea. Levántate, vístete para posibles entrevistas, haz todas las llamadas necesarias antes de las 9 de la mañana y sal de casa a más tardar a las 9:30.
  • Haga ejercicio durante al menos 20 minutos cinco días a la semana. El ejercicio es la forma natural de vencer la depresión.
  • Liberan endorfinas en tu cuerpo, permitiéndote estar de buen humor y lleno de la energía que necesitas para tener éxito en las entrevistas. Manténgase en una dieta saludable.
  • Pida el apoyo del gobierno si es necesario. A su propia discreción, solicite inmediatamente los beneficios de desempleo, créditos fiscales y beneficios de servicios públicos mientras busca trabajo.
  • Tratar la búsqueda de empleo como si fuera un trabajo. Pasa al menos 30-40 horas a la semana buscando un trabajo. Si no pasas el tiempo suficiente haciendo esto, te quedarás sin empleo por mucho más tiempo. Programe al menos 5 entrevistas o visitas a la empresa por semana.
  • Sonríe. Ríete. Haz lo mejor que puedas para mantener un buen sentido del humor. Nadie querrá contratar a empleados irritables. Sigue comunicándote con la gente. Al menos dos veces por semana de reuniones